Entrevista a Josep Clotet, gerente del Parc Científic i Tecnològic Agroalimentari de Lleida

Nueva entrega de la sección "PROTAGONISTAS" de APTE, donde en esta ocasión entrevistamos a Josep Clotet, gerente del Parc Científic i Tecnològic Agroalimentari de Lleida 

Josep Clotet

Este año el Parc Científic i Tecnològic Agroalimentari de Lleida cumple su décimo aniversario.  ¿Cómo ha contribuido el parque en esta década a la actividad económica y empresarial en Lleida? ¿Cuál es el balance de la actividad del parque: empresas, creación de empleo, especialización sectorial, etc.?

El Parc Científic de Lleida ha sido durante los últimos años uno de los más importantes impulsores del sector agroalimentario y ha contribuido, decisivamente, a la aportación de valor mediante la innovación de este sector productivo. Al mismo tiempo, ha potenciado la estrategia de negocio en toda la cadena de valor, de acuerdo con el modelo de Michael  Porter.

Por lo tanto, el Parc coadyuva a la mejora de los sistemas de producción del territorio. Hay que destacar que la región de Lleida produce el 50% de las manzanas y las peras consumidas en España. Asimismo, genera nuevas líneas de negocio más allá de la pura producción como es la cuarta y quinta gama, entre otras novedades.

La región leridana también genera la mitad de la producción ganadera de Cataluña y el 13% de la española, aunque debe huir del estancamiento en la producción y conquistar nuevos espacios de la cadena de valor. Las claves son la innovación y la puesta en marcha de nuevos modelos de explotación y negocio del sector agroalimentario basadas, en muchos casos, en las tecnologías de la información. Las tecnologías de la información, como herramientas transversales, posibilitan la optimación de los procesos y la incorporación de nuevos modelos de negocio al sector como formulación, mejora genética, distribución, logística, etc.

En los últimos seis años, el Parc ha pasado de 30 empresas y 250 trabajadores a 115 empresas con una plantilla de más de 1.400 ingenieros y titulados. En este momento es la mayor fuente de creación de puestos de trabajo de calidad en el territorio. Este hecho explica que la región de Lleida lidere la creación de puestos de trabajo en la encuesta de población activa y esté situada en el primer lugar de la creación de empleo en Cataluña y en cuarto lugar en España. 

¿Cómo ha evolucionado la trayectoria del parque? ¿Cuáles son los objetivos para los próximos años?

El Parc empezó en un ámbito de actuación e innovación tecnológico y agroalimentario y ha continuado en esta línea. De esta manera responde a la vocación de aportar a la región la respuesta al esfuerzo que el propio territorio, con sus administraciones, ha hecho para darle soporte. Una respuesta basada en la innovación, la creación de puestos de trabajo y la competitividad para el sector.

Actualmente el Parc depende del Ayuntamiento de Lleida y de la Universidad de Lleida (UdL). Por ello, todos sus proyectos velan por objetivos enfocados a la ciencia básica y, al mismo tiempo, a la innovación y la competitividad empresarial. Seguramente, pocos parques en España tienen esta estrategia dual en sus líneas fundamentales de actuación: por la universidad, ciencia básica y docencia universitaria, y por el ayuntamiento, innovación, competencia social y promoción económica.

Esta línea se mantendrá en los próximos años, que deberán ser de crecimiento para el Parc, a partir de la incorporación de nuevos proyectos y empresas. El Parc siempre se moverá en la misma línea estratégica, o sea, crecerá en su vocación de instrumento al servicio de la investigación y de la innovación en el sector agroalimentario, entendido en un sentido amplio que da cabida a la medicina y a la gestión de contenidos digitales, entre otros aspectos.

También se ha iniciado la apertura de la internacionalización, que aporta nuestra experiencia a entornos territoriales de otros países similares. Ya contamos con experiencias positivas en Perú, Brasil y Chile, entre otros países. Esta experiencia abre una ventana de oportunidades para las propias empresas del Parc vinculadas a sectores estratégicos del sector agroalimentario y muchas de ellas ya han conseguido un posicionamiento internacional.

El sector agroalimentario es uno de los principales sectores del Parc, donde se desarrollan importantes proyectos como el Fruitcentre o el Arboreto. ¿Puede indicarnos brevemente en qué consisten? ¿Cuál es el valor añadido que proporciona el parque para las empresas de este sector que se ubican en el parque?

El sector agroalimentario es relativamente anticíclico, hecho que nos ha aportado una cierta competitividad en estos tiempos de crisis. Los sectores agroalimentario y tecnológico se han sostenido razonablemente bien a pesar de la crisis económica.

Incluso en los años difíciles, el Parc ha desarrollado proyectos de cierta magnitud como los que comenta. El Arboreto-Jardín Botánico de Lleida Dr. Pius Font i Quer, un proyecto propio de aproximadamente 7 hectáreas, que recrea 18 paisajes vegetales de 4 biomas del planeta con más de 500 especies de árboles y arbustos. Ubicado junto a la Escuela Superior de Ingeniería Agronómica y Forestal, es un instrumento de los servicios científicos y técnicos de la UdL. En el Arboreto se desarrollan proyectos científicos en los ámbitos de la taxonomía vegetal, el paisajismo urbano y el control biológico de plagas, entre otros, además de docencia universitaria. Al mismo tiempo, y con una adecuada coordinación, es un espacio de divulgación ciudadana y pedagogía ambiental para las familias y las escuelas. Por lo tanto, es un ejemplo de la doble vertiente de nuestros proyectos.

El Fruitcentre, con más de 10.000 m2 de laboratorios, es un proyecto del IRTA (Instituto de Investigación Agroalimentaria en el que participa la Geralitat de Catalunya, entre otras entidades). En este espacio se investiga toda la cadena de valor de la fruta desde la gestión genética y los insumos, en la parte izquierda de la cadena de valor, hasta la distribución, la venta y la psicología del punto de venta, en el extremo de la derecha de la cadena, pasando por los procesos intermedios de siembra, riego  cosecha, post cosecha, almacenamiento, frío, envasado, cuarta y quinta gama, etc. El Fruitcentre es, posiblemente, un ente único en Europa que cuenta con 120 ingenieros trabajando en 20 laboratorios en cooperación con las empresas del sector para innovar en mundo de la fruta. Como ya he dicho anteriormente, Lleida es pionera en este sector y este es un recurso trascendental.

Para marzo del próximo año, APTE, el Parque Científico–Tecnológico de Almería (PITA) y Cajamar están preparando el I Encuentro Agrobusiness, un evento agroalimentario que tiene 3 bloques temáticos principales: financiación, cooperación y conocimiento del sector.  ¿Qué le parece esta iniciativa? ¿Cree que tendrá buena acogida en el Parc de Lleida y entre las empresas del sector agro?

Habría que entrar en el detalle del programa, aunque por su enfoque parece muy atractivo. Ciertamente, la cooperación en el sector puede ser un trampolín para su potenciación. Muy posiblemente existan sinergias por descubrir en este momento. Si queremos ser competitivos a nivel internacional, la dimensión es estratégica para todos los aspectos: gestión, formación de precios, distribución, etc. El mundo agroalimentario en España ha estado demasiado centrado en explotaciones que no tienen aún la dimensión necesaria para ser competitivos internacionalmente. Esta actividad/encuentro tiene la virtud de acercarnos a una zona de reflexión muy importante para el sector.

Entre los nuevos servicios puestos en marcha por el Parc, destacan el Laboratorio TIC y una aceleradora TIC para Pymes con Microsoft. ¿Qué proyectos se están desarrollando en dichas instalaciones?

Como decíamos antes, el Parc pivota también sobre el sector TIC. Las tecnologías de la información tienen una característica transversal, que trasciende todas las líneas de actuación agroalimentarias, al tiempo que conforma verticales específicos: alimentación, seguridad alimentaria, trazabilidad, distribución, formulación de piensos, optimización de sistema, ingeniería de la construcción, eficiencia energética, sostenibilidad ambiental, entre otros. Para ello, se necesita disponer de laboratorios TIC, que son tan importantes como los laboratorios biológicos para la alimentación o la salud.

En nuestro caso, en colaboración con Microsoft, hemos implementado un centro de productividad para las PYMES, el Microsoft Productivity Center. Las entidades pueden en este centro experimentar las herramientas de productividad e incrementar, a partir de su uso, su competitividad en un mundo global. Adicionalmente, en el laboratorio TIC experimentamos con productos e ideas que proponen las propias empresas del parque. Muchos de estos proyectos se traducirán a corto plazo en nuevos diseños y programas, que las empresas del Parc pondrán en marcha, o darán lugar a la creación de nuevas empresas spin off de los centros de investigación de la Universidad. Hablamos de sistemas de georeferenciación, de entornos en realidad virtual, entornos geográficos basados en Google, tecnología drone aplicada a la agricultura de precisión y de posibilitar muchos proyectos de fin de carrera y máster para los estudiantes universitarios. Por ejemplo, en septiembre celebraremos las jornadas técnicas más importantes de España en la aplicación de los drones a la agricultura, con más de 20 actividades concentradas en dos días, durante la Feria Agrícola de San Miguel, una de las más importantes del sector. Todas estas iniciativas serían imposibles sin el laboratorio TIC y la implicación de las empresas. Hasta la fecha hemos conseguido financiación por importe de 175.000 € para estos laboratorios.

¿Qué otros sectores destacan en el parque?

Un aspecto complementario al crecimiento de las empresas consolidadas es la creación  de oportunidades empresariales para los jóvenes. Tenemos 4 viveros de empresas, uno tecnológico, otro para spin off, otro generalista y un vivero para chicos y chicas que cursan ciclos de formación profesional o bachillerato. Algunos de los proyectos de estos jóvenes ya han ganado premios que les han permitido conocer otras incubadoras, por ejemplo en Silicon Valley. Estas iniciativas son la cantera de las futuras empresas del Parc y, junto con la Universidad de Lleida, garantizan el crecimiento del propio Parc. Es importante destacar que las empresas del Parc tienen actualmente cerca de 100 vacantes en puestos TIC por cubrir, lo que indica que somos incapaces de satisfacer al 100% su demanda tecnológica.

Una entidad del Parc a destacar es el centro de producción audiovisual, multimedia y archivo digital experimental Magical Media, un centro de conocimiento creado dentro del plan Avanza de Ministerio de Industria (actual MINETUR). El Magical promueve la formación y la capacitación de los estudiantes de Comunicación y Periodismo Audiovisual de la Universidad, además imparte cursos avanzados en diversos dominios como iluminación, audio, postproducción, cámara y auxiliar de plató, entre otros. Así proporciona técnicos de soporte a las grandes producciones, por ejemplo, la última gran producción Segundo origen, película del malogrado Bigas Luna. Una parte importante del film se rodó en los platos del Magical Media y dió ocupación a colectivos del sector.

Otras producciones (cortos, spots, vídeos experimentales en 3D) tienen igualmente cabida en el Magical, que favorece el funcionamiento en colaboración con productoras jóvenes para desarrollar la maqueta o el teaser que después utilizarán para la presentación en sus acciones comerciales. Si el proyecto tiene éxito, el Magical participa en los beneficios de explotación o en las contrataciones.

A su parecer ¿cuáles son los principales beneficios que aportan los parques científicos y tecnológicos a las empresas?

Las empresas desarrollan en general, líneas de innovación con unos costes que a veces son menos competitivos que los que se pueden realizar en los centros tecnológicos especializados, y, en muy pocos casos, líneas de investigación básica. Un parque científico y tecnológico aporta estas capacidades en ambos escenarios. Además los parques trabajamos en Red, APTE en España, XPCAT en Cataluña, IASP a nivel internacional... Este modelo de trabajo en red nos permite mantener marketplaces de productos y servicios, generar Open Innovation y aportar sinergias y contactos que una empresa apenas podría imaginar. Las empresas deben utilizar los parques científicos y tecnológicos. ¡Somos su mayor activo! 

La cooperación y el networking entre parques a través de asociaciones como APTE ¿son aspectos beneficiosos para las entidades gestoras? 

A parte de lo que he contestado anteriormente, hay que reconocer la capacidad de interlocución de las asociaciones de parques con las administraciones, aunque actualmente no estemos del todo  presentes en su agenda, digámoslo claramente. España necesita una ley de Parques Científicos y Tecnológicos y de la Innovación para avanzar en la investigación y en la innovación. APTE a nivel español,  y XPCAT, en el ámbito catalán, han de ser los interlocutores que han de representarnos ante estas instancias. Los parques somos garantía de futuro para este país.